Activista y rapero, unidos en el reclamo de los derechos de la mujer en Cuba

marthadela 6

El Comité Ciudadano por la Integración Racial (CIR), que impulsa en muchas de sus campañas la lucha contra la violencia de género en Cuba estará celebrando el Foro Anual “Raza, Género, Cultura y Diversidad”.

En el programa radial ArtExpress hemos conversado con dos de los gestores y promotores de este foro.

Marthadela Tamayo y el rapero Osvaldo Navarro Veloz, “Navypro”, unidos en la vida y en el activismo, nos contaron de su aporte a esta lucha cívica.

La activista del CIR aseguró que hasta el momento han recibido doce ponencias para el foro y que los ganadores se darán a conocer en una fecha que no se puede aún revelar pues se teme la represión de la Seguridad del Estado.

Nos habló además de las campañas “Unidas por nuestros derechos”, que busca erradicar la violencia de género e impulsar la igualdad de las mujeres en la isla y el cese de la represión a las opositoras cubanas.

Osvaldo conversó sobre la presentación del calendario “Mujeres en la Historia de Cuba” para “recordar a aquellas mujeres que tuvieron inteligencia, pasión, valentía para transformar a Cuba y al mundo.”

El calendario incluye 12 figuras femeninas relevantes, que van desde la luchadora independentista y madre de los hermanos Maceo, Mariana Grajales, hasta la fundadora del movimiento cívico de las Damas de Blanco, Laura Pollán, pasando por las pintoras Belkis Ayón y Antonia Eiriz, la cantante cubana Celia Cruz y la periodista del siglo XIX y pionera feminista, Aurelia Castillo de González, entre otras.calendario091219

También con Osvaldo conversamos acerca de su disco “Muñeca Negra”, donde toca diferentes aspectos de la sociedad cubana, que van desde el amor de pareja, el activismo político y las desigualdades sociales.

En este disco podrán escuchar temas como “Amor Disidente”, “Arte Independiente”, sobre la libertad de creación en Cuba después del Decreto 349 y “Dictado”, según aclara el autor en su cuenta de Facebook, un tema que habla de “las tensiones políticas en torno al actual contrato social y la necesidad de oxigenar la esfera pública desde la sociedad civil pero también derribar las barreras políticas en un contexto convulso en el cual desde la diversidad se continúa apostando al cambio”.

Escuche aquí parte de la entrevista a “Navypro” y les invitamos a escuchar la entrevista completa en la Revista ArtExpress.

Exilda Arjona Palmer: “Tengo otros puentes que cruzar, pero el concepto de Patria no ha cambiado”

cropped-exilda-2

Gracias a mi colega , la periodista y escritora María Elena Cruz Varela por la oportunidad de sacar estos gritos del alma.

Exilda Arjona Palmer, comunicadora cubana residente en Miami, es abierta, equilibrada y alegre como su nombre. De San GermánHolguín, hasta Radio Televisión Martí, donde trabaja como periodista, ha tenido que recorrer un árido y doloroso camino para aprender, y enseñarnos que la vida es lo que sucede aquí y ahora. Un hermoso caudal de posibilidades.

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

Fueron muchos los detonantes para dejar Cuba, la primera causa fue que ya no podía respirar, me faltaba el aire, me faltaba el impulso incluso para seguir adelante mi vida, mi mundo interior y exterior cambió mucho a partir de una serie de acontecimientos que, como dice la canción, se fueron agolpando unos a otros y casi me matan.

Tuve la felicidad de encontrar en mi vida a un hombre maravilloso que acabó por abrir mis ojos a lo que realmente pasaba en mi país, por eso sufrimos mucha represión, mucho dolor y mucha maldad.

Vivía en un pueblito pequeño del Oriente, donde todo el mundo se conoce y que, de repente te conviertas en paria, en un excluido, que incluso las personas que te vieron crecer no te saluden, que murmuren y te señalen, fue otro de los detonantes.

Y el detonante fundamental fueron mis hijos. El mayor, Malcom, la pasó fatal, lloraba todos los días, tenía pesadillas, gritaba por su papá y tuvo que presenciar escenas de represión muy desagradables.

No quise seguir así y que mi hija, Brenda, también sufriera lo mismo.

Por eso un día me senté con mi esposo y le dije: “!Basta, hasta aquí!”

Me dolió dejar mi casa, dejar los recuerdos de mis abuelos, emigrantes también, de Jamaica Antigua, dejar a mi madre, mi tío, mi familia, mis libros, mi vida anterior.

Pero era necesaria la partida.

Y en octubre del año 2012 llegamos a este país gracias al Programa de Refugiados Políticos.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

En esta otra orilla esperaba encontrar lo primordial para mí, es decir, la libertad y el oxígeno que necesitaba para seguir viviendo. Esperaba encontrar nuevas oportunidades, de todo tipo. Vine buscando un espacio, vine a reconquistar mi vida.

¿Qué encontraste?

Definitivamente hallé la libertad, respiré otro aire, vi un mundo diferente, pero tangible.

Volví a sentir lo que era la familia, ahora sólo de nosotros cuatro, pero esto nos ayudó a unirnos más.

Encontré nuevos amigos, personas desinteresadas que nos ayudaron desde el primer momento.

Me reencontré también con buenos amigos, gente que pasaron por tu vida y se fueron antes de que una se fuera y el contacto se perdió.

Me di de golpes con una sociedad distinta, pero a la que me incorporé sin ningún trauma y en la cual me siento a mis anchas.

¿Qué has aprendido durante el proceso?

Durante el proceso aprendí a reinventarme, a crecer espiritualmente, a luchar por lo que quiero, a vivir sola, a crear mi hogar, mi espacio.

A sentir esta ciudad, Miami, como propia, como si hubiera vivido siempre aquí.

Aprendí que es un país de esfuerzos, pero que puedes lograr lo que te propongas.

¿Qué es para ti La libertad?

La libertad, para mí, es un derecho que nadie tiene por qué arrebatarte. La libertad es un concepto amplio, puedes estar encerrado y ser libre, todo está en cómo veas el mundo, en cómo quieras vivir tú. Libertad para mí es hacer lo que me gusta, respetando siempre a los que me rodean.

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

Mira, la Patria la llevo en el pensamiento, pero también en mi labor diaria, tengo el privilegio de trabajar por Cuba y para Cuba. Es un tema cotidiano incluso en mi hogar.

Mi Patria me duele, me duele lo que pasa a diario, las carencias, la desidia.

Me duele la distancia, el no volver porque cerré la puerta y tiré la llave. Me duele mi pedacito de Patria, allá en San GermánHolguín, donde aún tengo a mi madre, a quien no veo hace 8 años. En fin, me duele Cuba.

Pero este ahora es mi país, es mi Patria y siento un orgullo tremendo por esta tierra que me abrió los brazos cuando ya no tenía esperanzas, y que nos dio un nuevo horizonte.

Logré renacer, tengo otro estilo de vida, otros puentes que cruzar, pero el concepto de Patria no ha cambiado.

Ver crecer a mis hijos, sus logros y la felicidad que los acompaña a diario, es lo máximo para mí.

Definitivamente Cuba me vio nacer, pero ahora esta es mi Patria, mi refugio, mi remanso.

Y no lo cambio por nada en el mundo.

Yelsy Heredia, el guantanamero que ha llegado lejos apegado a sus raíces

yelsy-heredia-1

El talentoso contrabajista guantanamero Yelsy Heredia, radicado en España, es el invitado especial de la revista radial ArtExpress.

Heredia es reconocido por su proyección musical internacional que lo ha llevado a presentarse en los más prestigiosos escenarios del mundo junto a reconocidos artistas como Bebo Valdés, Diego El Cigala, Niña Pastori, Armando Manzanero, Ana Belén, José Luis Perales, Ernán López-Nussa, Guillermo Rubalcaba, Chucho Valdés y Tata Guiñes y también por su presencia en el exclusivo entorno del flamenco.

Este artista se ha consagrado especialmente en el rescate del changüí, un género musical tradicional de su natal Guantánamo. En su búsqueda renueva este y otros ritmos locales recreando la historia musical cubana y guantanamera.

Cuenta en su haber con cuatro discos Guantánamo Changüí (2010), producido por Diego El Cigala, Recovecos (2013), Camino a Maisí (2014) y Lo Nuestro, este último nominado al Latin Grammy 2019 en la categoría de mejor Album Tropical Tradicional.

“Vamos a cuidar lo nuestro que lo de afuera es prestao…”, invita el artista en Lo Nuestro.

“Con este disco aflora en mí el sentimiento de pertenencia a mi tierra. Llevo a Guantánamo como bandera. Donde voy digo bien alto que soy guantanamero, para que conozcan nuestras tradiciones, que han sido influencia de muchos géneros cubanos”, dice el músico.

Contó para este fonograma con la colaboración de varios artistas entre ellos Dayme Arocena, Kelvis Ochoa y Celso “El Guajiro”, para el tema “Cubano del Guaso”

Heredia se presentará el próximo 7 de marzo en Miami invitado por Miami Light Project, FUNDarte y The Rhythm Foundation junto a la percusionista y cantante cubana Brenda Navarrete como parte del Global Cuba Fest, un festival que celebra los ritmos, la música y la cultura cubana y reúne artistas tanto de la Isla como de la diáspora.

 

Una incipiente artista del ‘make up’

Amelia González maquilla a su mamá, la artista Rita Aguila. Foto; A. Segundo.
Amelia González maquilla a su mamá, la artista Rita Aguila. Foto; A. Segundo.

Soy de las que creo que se nace con ciertos talentos y que solo hay que darles un impulso para que salgan a flote y se desarrollen.

Amelia González Águila es de estas personitas especiales a las cuales hay que seguir de cerca para cuando sea famosa nos firme autógrafos, por eso de que nos conocemos de antes.

Hija de dos seres especiales, hoy se las presento en el blog, talento joven de los que me encanta seguir.

Amelia González, self make up. Foto: A. Segundo.

Nacida en Cuba, llevada a Buenos Aires a los tres años, se reencontró con sus raíces con 15 años en un viaje breve a la isla, que ha reconectado viviendo en Miami.

Autodidácta y artista del make up, me cuenta brevemente de sus sueños y aspiraciones.

También nos comparte algo de sus creaciones que puedes disfrutar en su cuenta de Instagram: @makeupbyame3.

“Yo desde muy chiquita empecé a estudiar actuación. Hice obras como Hércules y Aladdin; me acuerdo que mi parte favorita de estar en los shows era poder maquillarme con todo lo que mi mamá no me dejaba usar. Un día que me compró maquillaje me dio una pataleta, porque no era suficiente colorao!! Bromeamos mucho cuando nos acordamos que yo gritaba … esto no pintaaaaaa!!!!

Mi holiday favorito siempre ha sido Halloween aunque en Argentina no se celebraba pero mis amigas y yo nos vestíamos y decorábamos el apartamento con telarañas. Creo que nosotros instalamos esa celebración en el barrio. A los 10 años le agarré a mi mamá su base y unos crayones que habíamos comprado en Party City para disfrazarme de Harley Quinn. Después de eso me fascinó ver videos de efectos especiales, películas de terror y tratar de recrear los maquillajes. Me encantaba hacer cortadas con papel de cocina y goma de pegar y asustar a mi mamá. Siempre trato de hacer maquillajes nuevos y buscar nuevas técnicas que puedan hacer mis maquillajes bien realistas.

Me inspiran los shows de Broadway, este verano fui a ver “Chicago”, lloré cuando tenía las entradas en mi mano!!! Amo las películas clásicas de terror como “Beetlejuice”,” Chucky”, “Freddy Crugger” y “Saw”. Me inspiran mis padres porque todo lo que hago es para hacer que ellos estén orgullosos de mí. Me encantaría pensar que a mi abuelo le encantaría que yo estoy siguiendo el camino del arte y del dibujo de mi propia manera; yo creo que él estaría muy orgulloso de lo que estoy haciendo. Mi abuelo  era un gran dibujante y creador de algunos personajes de animación muy conocidos en Cuba.

Mi sueño sería poder trabajar en Broadway tras bambalinas y como actriz. Me encantaría ser parte de una producción de Tim Burton o ser parte de una película escrita por Stephen King, ser parte de una producción donde pueda mostrar todo lo que puedo hacer y que me reconozcan por lo que hago y amo desde pequeña. Siempre he dicho que hasta el Tony y el Oscar no paro y así va a ser.

 

 

 

Cuba y la cocina: Así habla Verónica Cervera

Verónica Cervera, escritora cubana. Foto: Luis F. Rojas, Nov. 2015, Miami.
Verónica Cervera, escritora cubana. Foto: Luis F. Rojas, Nov. 2015, Miami.

Cocinar es un arte y si alguien conoce bien de esto es Verónica Cervera, que alterna su pasión por la cocina con el amor a los libros desde Penguin Random House | Grupo Editorial, en Miami.

Hace unos años tuve el enorme placer y privilegio de entrevistarla junto a otras colegas en Radio Martí, de ahí hemos mantenido una amistad virtual y personal que me llena de mucho orgullo.

“Mestiza como la vida” abre sus puertas y su corazón a la querida Vero. Disfruten de esta conversación, tanto como la disfruté yo.

Quiero comenzar por el mundo blogger, ¿cómo atrapa a Verónica Cervera?

Comencé en el mundo de los blogs en marzo del 2009 con Evidencias, una bitácora sobre la separación de la familia cubana. Un año después era parte del equipo del blog de la campaña #OZT -creada a raíz de la muerte del preso político Orlando Zapata Tamayo después de una prolongada huelga de hambre-, en la que reunimos más de 53 mil firmas por la libertad de los presos políticos cubanos.

¿Por qué y cómo te lanzas al ruedo de “La cocina de Vero”?

Llegó un día en que necesité alejarme un poco del tema cubano y decidí crear contenido de un tema que puede parecer frívolo para muchos, pero que para nada lo es. Al fin y al cabo todos comemos todos los días (varias veces) y la hora de la comida es el momento de juntarse con la familia, los amigos, los compañeros de trabajo, que son esencia de nuestra vida.

Para los cubanos, como para muchos, la cocina es un santuario, a pesar de las limitaciones en la isla. Ya en otros lares canta otro gallo… Cuando entras a tu cocina, ¿sigues siendo la misma Verónica o pasa algo mágico?

Cuando entro a la cocina trato de dejar todo atrás. Es mi momento favorito del día, a pesar de que mi trabajo me fascina y es sin duda parte de mi felicidad. Trato de pensar sólo en lo que estoy creando y en cuanto le va a gustar a quien lo pruebe, empezando por mí. Un poquito de esto por aquí, una pizca o un chorrito de aquello por allá. Soy majadera y exigente con la comida. Puedo comerme el plato más sencillo del mundo, pero me gusta que esté bien hecho. ¡Y nada como la comida casera! Uno puede controlar los ingredientes y sabes perfectamente qué hay en cada ración.

¿Cuántas satisfacciones te ha dado tu blog?

Lo mejor ha sido conocer a gente maravillosa durante los tres blogs en los que he escrito. Algunos son casi parte de mi familia y de hecho mi libro fue posible a alguien que conocí en la blogosfera.

El libro “La cocina cubana de Vero” ¿qué representa para ti: La nostalgia, el sabor del recuerdo…?

"La cocina cubana de Vero", de Verónica Cervera. Ed. OBERON, 2015.
“La cocina cubana de Vero”, de Verónica Cervera. Ed. OBERON, 2015.

El libro fue publicado en 2015 y cuatro años después lo tomo en mis manos y todavía me parece mentira. Lo veo tan lindo y me emociona tanto como el primer día. En él traté de reunir las recetas básicas de la comida cubana, de rescatar algunas regionales u otras un poco olvidadas y, hasta me atreví a proponer algunos platos con sabor cubano aunque no fueran tradicionales.

Hace poco me pasó algo maravilloso en la presentación del libro de un amigo. La madre de una amiga común me dijo que ella siempre tenía mi libro a mano y que hacía los frijoles negros como los míos. ¡Y esa señora todo el mundo dice que cocina tan rico! Me sentí tan halagada y honrada.

Otra anécdota no tan complaciente, sin embargo muy curiosa, es la de una amiga colombiana que le mostró mi libro a una chica cubana muy joven que acababa de llegar y esta no conocía casi ninguno de los platos. Sabemos que la comida en la isla ha tenido muchos años de escasez y no niego que yo misma he aprendido bastante de nuestra gastronomía de este lado del charco. Mi abuela fue de las primeras en ver mi libro y lo primero que me dijo cuando la llamé a ver que le había parecido fue que no tenía ingredientes para probar casi nada de lo que en él había.

Me imagino tienes muchos platos preferidos, cuéntales un poco a los lectores cuál es el preferido de todos, ah, y de paso, déjales la receta.

Yo tengo muchos platos preferidos de todas partes del mundo. Soy capaz de comerme un ramen aunque esté a 95°F afuera. Además me encantan los dulces. No puedo negarme a un pedacito cuando los tengo delante. Mi familia es muy dulcera. Mami siempre deja un huequito para el postre y mi abuelo si no teníamos dulce se tomaba un poco de leche condensada. Así que vamos con un postre de mi libro que sé que muchos han hecho suyo ya: Flan de coco y queso crema. Espero se quede también en tu casa y en la de los lectores de tu blog.

Este postre da para 8 cuñas y se vale repetir. El coco al flotar forma una especie de crust en la base y el queso crema le da textura de cheese cake a éste.
Ingredientes
5 huevos
1 lata de 14 oz leche condensada
1 lata de 12 oz de leche evaporada
4 oz de queso crema a temperatura ambiente
1 cucharadita de vainilla
1 taza de coco rallado sin azúcar

Para el caramelo:
1/2 taza de azúcar

Elaboración
Ponemos el azúcar en una cazuela mediana con el fogón a fuego medio, hasta que llegue a punto caramelo, unos 20 minutos, moviendo la cazuela a cada rato en los últimos 5 minutos. Bañamos un molde de aproximadamente 17 centímetros (casi 5 pulgadas) de alto y 6 de alto (2 ½ pulgadas) con el caramelo. También puede usar el caramelo listo para usar que venden en el mercado.
Precalentamos el horno a 350⁰F (180°C).
En una batidora, mezclamos los huevos, las dos leches, el queso crema, el coco y la vainilla, batiendo durante 2 o 3 minutos.
Vertimos la mezcla en el molde y lo colocamos dentro de una bandeja con agua para cocinar al baño María, tapado, por 1 hora o hasta que al introducir un palillo de dientes y salga seco. Si no tenemos una flanera con tapa, le ponemos papel de aluminio que no toque el agua.
Dejamos que se refresque bien antes de voltearlo en un plato o bandeja y ponerlo a enfriar en el refrigerador, un mínimo de 2 horas, pero preferiblemente, de un día para otro.
Para enfriarlo rápido te recomiendo poner el molde o flanera en agua con hielo cuando lo saques del horno.

Flan, del libro "La cocina cubana de Vero".
Flan, del libro “La cocina cubana de Vero”.

Mujeres, lindas y cubanas

Yvonne e Yvette Rodríguez (a los lados), mujeres de negocio, cubanas al frente de Tres Lindas Cubanas Cigars 

Siempre me han interesado las historias de mujeres, de las que se trazan un objetivo y lo logran. Un ejemplo de esto es esta entrevista que realicé en el año 2015 junto a mis colegas del programa “Con Voz Propia”, de Radio Martí.

Es la historia de Yvette e Yvonne Rodríguez, hijas de cubanos pero nacidas y criadas en Miami.

Me deslumbraron desde que las conocí.

De ahí surgió una amistad que me enorgullezco de mantener, nos hemos encontrado  en varias ocasiones y siempre ha sido un placer enorme.

A raíz de la entrevista escribí este artículo que comparto hoy con ustedes. Ojalá les guste.

Tres Lindas Cubanas, una empresa de dos mujeres que desafían estereotipos

Negras, de origen cubano y a menudo confundidas con afroamericanas, las hermanas Yvonne e Yvette Rodríguez han triunfado en un negocio tradicionalmente masculino: los tabacos.

Tres Lindas Cubanas Cigars es la empresa familiar de las gemelas Yvette e Yvonne Rodríguez, hijas de padres cubanos pero nacidas y criadas en Miami.

Afiche de Tres Lindas Cubanas Cigars, de Yvette e Ivonne Rodríguez. (FACEBOOK).

Con su línea de tabacos han impulsado el tema racial y la experiencia de ser negras y cubanas.

Yvette e Yvonne compartieron con los oyentes del programa Con Voz Propia, de Radio Martí sus recuerdos familiares, sobre las tradiciones cubanas y, sobre todo, su pasión por los tabacos.

Yvonne habló de la experiencia de crecer en Miami, donde se tenía la noción de que todos los cubanos eran blancos. Al verlas a ellas de piel negra y conocer que eran de origen cubano se asombraban. Siempre surgían las preguntas sobre cuál de sus padres era de raza negra, recuerdan.

La mayor motivación para abrir su negocio de tabacos Tres Lindas Cubanas, fue su abuela, quien les decía que tenían que ser fuertes y las enseñó a sentirse felices con su aspecto.

“Le encantaba fumar tabacos”, explica Yvonne, quien rememora entre risas que esta pasión las atrapó.

El color de la piel de su abuela hizo que las hermanas crearan la línea de tabaco La Clarita con una hoja más clara, mientras que La Negrita se inspira en la tez oscura de las gemelas. Una tercera marca, La Mulata, juega con los matices de las hojas y recuerda esa mezcla racial tan común en Cuba.

Las empresarias explicaron que el tabaco se siembra y tuerce en Nicaragua y se comercializa desde la Brickell Cigar Company, una boutique ubicada en Miami, donde los compradores se asombran cuando las escuchan hablar español siendo afrodescendientes. Por ello, se empeñan en impulsar los estereotipos raciales con algo plenamente cubano: los tabacos.

Ser mujeres negras y cubanas dentro de un mundo tabacalero masculino predominantemente no ha sido un freno para las gemelas Rodríguez. “Al contrario, ha significado un reto que asumimos y ahí está el fruto”, dice Yvonne.

Ellas piensan en el futuro y en seguir la tradición familiar con las nuevas generaciones que vendrán, mientras con su línea de tabacos Tres Lindas Cubanas, un tema musical de Guillermo Castillo, que tararean desde niñas, rinden homenaje a Cuba, sus mujeres y a la abuela que siempre las acompaña.

Miami, ‘mon amour’

En Miami, junto a una pieza de la artista cubana Milena Martínez Pedrosa.

Tantos le han escrito a Miami, en bien y en mal, que dudé sí hacerlo yo , pero como dije, voy a hablar de ese Miami que me acogió hace ya casi siete años y del que no tengo intenciones de desprenderme.

En el 2012 cuando llegamos me pareció fría, distante, complicada y también incomprensible, pero ya es parte de mi vida, de mi aire.

 Me quiero olvidar por un momento de las horas en que paso manejando en el tráfico infernal, jajajaja, de algunos malos tratos, de algunas hipocrecías, de desaires; con esas erlas de menos, a mí que me den el título de miamense ilustre… y a mucha honra.

En este Miami mis hijos comenzaron una nueva etapa de vida, se insertaron en la escuela como si hubieran nacido aquí, vi el cambio en Malcom: ya no lloraba, no se preocupaba por las cosas a que fuimos sometidos por la represión policial, ahora con casi 16 años es uno de mis orgullos. La Brenda llegó muy pequeña, es una excelente estudiante y nos reímos mucho cuando vemos que está americanazada, algunos cubanismos le parecen trabalenguas, pero aún me pide frijoles negros.

A esta ciudad he aprendido a quererla, con sus ruidos, sus incongruencias poblacionales, sus apasionamientos y sus defectos -porque los tiene- pero por sobre todas las cosas, amo a Miami por arroparme (nos)  y darme esperanzas para vivir cuando ya las tenía perdidas.

Le agradezco a  Miami las amistades que conocía y recuperé, también a las que he ido sumando en estos años, para mí,  súper importante, porque como dice el dicho “el que tiene amigos , tiene un central”  y realmente no me puedo quejar de ellos.

Gracias también por esos espacios que me ha permito conocer, donde he pasado momentos espectaculares, esa Calle 8, Ball & Chain; mi querido Lekoké Win and Bites, con Laura y Ronald incluidos; a Pedri e Isa por la hospitalidad constante , disfrutar de  El TanKe y su deleite de cervezas artesanales… y muchos más (nuestro  periplo de fiestas es largo y tendido).

Agradezco de Miami volver a escuchar libremente y bailar esa música que me estuvo prohibida por tanto tiempo, agradezco tener de amigo a esa gran persona que es Luis Bofill y su manera espectacular de transportarme por y con la música.

También por la cocina y la  sazón de los platos cubanos, que estaban casi olvidados por el paladar.

Gracias a Miami por sus playas, su cielo azul, sus paisajes, su gente, mi gente.

Por darme la oportunidad de insertarme en esta sociedad y echar para adelante por mí y mi familia, por permitirme despertar cada mañana (bien temprano, por cierto) y agradecer estar aquí, simple y llanamente estar.

Gracias Miami, por existir.